MERCADO INMOBILIARIO EN LAS URBANIZACIONES DE PUZOL: PRONÓSTICO RESERVADO

 In Alfinach y Monte Picayo, Inmobiliaria urbanizaciones Los Monasterios

Desde hace unos meses hay incertidumbre sobre el mercado inmobiliario, especialmente desde finales de febrero con la invasión de Ucrania. Además, la continua aceleración desde el año 2015 del mercado en las urbanizaciones de Puzol, culminada con una explosión de ventas brutal en los años 2020 y 2021, hace pensar en un posible cambio de ciclo en el mercado inmobiliario de Alfinach, Los Monasterios y Monte Picayo.

Lo cierto es que el mercado ha ido alternando meses de parón con meses de arrancadas, y quizá es pronto para saber si estamos ante un cambio de ciclo, o ante un ejercicio de prudencia de la demanda ante los nubarrones que planean sobre la economía, y las medidas adoptadas para contener la inflación, en especial la tan cacareada subida de los tipos de interés, que efectivamente tiene un coste económico, pero además tiene un efecto psicológico negativo, más aun cuando los medios lo anuncian a diario a bombo y platillo.

El mercado tiende a pararse en el momento en el que aumenta la incertidumbre, si esta se prolonga demasiado en el tiempo hasta el punto de hacer que los precios bajen y el comprador lo percibe, el riesgo de cambio de ciclo aumenta.

Esta claro que si viene una crisis y la demanda se frena durante un largo periodo de tiempo, los precios caerán, sucede siempre, la última vez en 2008, pero es cierto también, que el mercado de las urbanizaciones de Puzol no está en la misma situación que cuando estalló la crisis financiera por la caída de Lehman Brothers, y a consecuencia de esto, se produjo el pinchazo de una notable burbuja inmobiliaria.

Hay 3 factores que apuntalan al mercado inmobiliario en estas zonas:

1-No hay oferta. Apenas hay suelo disponible listo para construir, y muchas de las parcelas que quedan tienen objeciones importantes. Tampoco hay apenas oferta de viviendas que encajen con el grueso de la demanda, y tenemos un mercado de alquiler en el que la oferta está tiritando y que podría absorber muchas viviendas si la rotación se ralentizase. El mercado de alquiler demanda unas 40 viviendas al año, y actualmente no hay nada disponible. Es un mercado muy vinculado a los colegios internacionales de la zona, así es que la demanda está asegurada.

2-No estamos en precios de burbuja. En 2006 se vendían parcelas con vistas al mar en la urbanización Los Monasterios a 600-€/m2, y actualmente lo máximo que se ha pagado son 450-€/m2 por una de las mejores parcelas de la urbanización. Como ejemplo, hace tan solo unos meses, ha estado a la venta la última casa que vendí el 31 de julio de 2008, antes de que saltará todo por los aires definitivamente (En la crisis previa a la caída de L.B, ya había habido una importante corrección de precios), la vendí en su momento, por 1.200.000-€, y ha estado en el mercado por 750.000-€, han pasado 14 años desde que la vendí, pero era una casa nueva y el paso del tiempo con el parón que hubo desde 2008, no la ha depreciado tanto.

3-El COVID lo ha cambiado todo.  La pandemia ha favorecido mucho al espacio, y en especial al espacio exterior. Las viviendas con jardín y piscina han sido el producto estrella durante estos últimos años, y es evidente que hoy en día un metro cuadrado de jardín se ha convertido en un metro cuadrado de libertad.

Por tanto, todavía no tenemos claro si estamos ante una tormenta, o si definitivamente ha llegado el invierno. En cualquier caso, no será un invierno como el de 2008, con unos precios altísimos que se desplomaron, y una sobreoferta brutal que tardo muchos años en absorberse. Ahora es diferente, hay un mercado con una oferta raquítica, y unos precios más parecidos a la realidad. Si me permitís el símil, esto es como si ponemos a una persona con sobrepeso y a un peso pluma en una bicicleta estática durante días a quemar grasa. Evidentemente, las dos quemaran grasa, pero la primera perderá mucha más que el peso pluma.

2008 fue la crisis del sobrepeso, la caída de precios fue importante, y el equilibrio entre oferta y demanda tardó varios años en alcanzarse, veremos si finalmente hubiese cambio, que sucede con el peso pluma.

Pau Mollá: Agente inmobiliario especialista en las urbanizaciones de Puzol